¡Bievenidas/o todos ellos, el Pastor Bueno los ama y los cobija bajo su alero!

San Felipe/Chile

Marie haitiana

Judith llegó un domingo a Misa en nuestra Iglesia,y al finalizar habló con Hna. Leticia, pues no tenía donde estar. La comunidad la acogió dándole alojamiento en la Casa de Retiro, participando en nuestras comidas y Leticia enseñándole a hablar español. Una vez adaptada se le dio trabajo con contrato. Ya establecida y segura de sí, pudiéndose comunicar en español, arrendó una pieza y continúa trabajando con nosotras.

 

Marie, también haitiana como Judith, trabajadora en la recolección de fruta, asistía al mes de María y viene a Misa; conversando con Hna. María Angélica, ésta le ofreció clases de español. 

Milena, colombiana, después de la Eucaristía del domingo, le planteó a Hna. Leticia su difícil situación. Luego de eso, aloja en nuestra Casa de Retiro y se le dio trabajo con contrato, compartido con la Fundación Buen Pastor, para ayudar a Hna. Eliana en  el "Archivo", para mantener el aseo y otras tareas de la Iglesia y Sacristía.

También aloja en la Casa de Retiro un matrimonio colombiano, Marianela y Juan a quienes Hna. Eliana ha ayudado a tramitar su residencia y obtener su cédula de identidad. Juan, esporádicamente trabaja en nuestro Huerto. Marianela trabaja estable.

Todas nuestras migrantes cuentan con refrigerador, cocina y lugar donde compartir sus comidas.

Bievenidas/o todos ellos, el Pastor Bueno los ama y los cobija bajo su alero.

Rueguen para que Juan encuentre trabajo estable y para que cumplan el sueño de traer a sus hijos.

 

Comunidad San Felipe


Imprimir