Renovación de votos de la comunidad de Obrajes

La Paz/Bolivia

IMG 17122

El día 21 de noviembre en la fiesta de la Presentación de la Virgen María, según una venerable tradición en la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, todas las hermanas renuevan los votos como signo de su pertenencia a Dios, es una invitación a renovar su fidelidad al Evangelio, a reavivar el don de la profecía y fortalecerse en la esperanza. Ese es el sentido de la renovación de los votos. No es costumbre anual, sino un llamado diario.

Ya lo decía Sta. María Eufrasia fundadora de la Congregación en una de sus conferencias: “vais a presentar vuestros votos a la Santísima Virgen, pidiéndole sea su depositaria...y en unión con María renovad con frecuencia vuestra consagración”.

Semanas de convulsión social en Bolivia habían precedido al 21 de noviembre, en medio del débil resurgimiento de la paz, “fue doble el gozo celebrar con una Eucaristía, en la comunidad de Obrajes (La Paz) agradecidas de tan grande don: nuestra vocación y misión”, fue la expresión de una hermana.

Acompañadas por los partners en misión laicas y laicos, juntas/os renovaron el cuarto voto: “urgida/o por mi Voto de Celo y espíritu misionero, a orar, buscar y sanar preferencialmente a la mujer más empobrecida y excluida de nuestro pueblo”.  Pedimos que el Espíritu Santo nos sostenga con la mirada en el horizonte de nuestra vida consagrada: que vive la alegría del evangelio, con el corazón en la historia y los dolores de la humanidad, siendo testigos de esperanza. 

 

Comunidad Obrajes.


Imprimir