Tres de cada cuatro niños en Chile son víctimas de violencia

Un estudio de Unicef sobre maltrato infantil dice que las agresiones sicológicas han aumentado. Los resultados son preocupantes y reflejan un estancamiento en los índices de maltrato a los menores. Entre las conclusiones, destacan el aumento de la violencia sicológica y la "democratización" de la violencia física grave: cruza todos los estratos sociales.

Al comparar los resultados con los estudios anteriores, también se aprecia un aumento sostenido de violencia sicológica -14,5% en 1994; 19,7% en 2000 y 21,4% en 2006-, que también aumenta a medida que sube el estrato: 17,4% en el bajo, 23,7% en el medio y 25% en el alto.

El estudio da cuenta de la relación que existe entre la violencia entre padres y la ejercida en los niños. En más de la mitad de los casos de los niños que viven violencia física grave, existe violencia entre sus progenitores. "No estamos criminalizando a la familia, explicó Crotti, sino que estamos buscando instrumentos para que los conflictos al interior de ellas no se transformen en violencia".

Asimismo, el estudio constata que los niños que reciben maltrato físico grave tienden a justificar la violencia: más de la mitad de los menores que son víctima de violencia física grave, la aprueba; mientras que sólo uno de cada tres niños que no recibe ningún tipo de maltrato está de acuerdo con el castigo físico.

Otra conclusión apunta a que existe un porcentaje mayor de niños y niñas con bajo rendimiento escolar entre aquellos que sufren violencia física -44,9%-, en comparación con los que no la sufren –38,3%-. El maltrato no sólo afecta el rendimiento, sino también las relaciones interpersonales con el entorno, llámense profesores, compañeros o padres. Asimismo, casi dos de cada tres que consumen medicamento por hiperactividad o déficit atencional sufren violencia física leve o grave.

Por otro lado9, un millón de niños y adolescentes se encuentran en situación de pobreza. Esto significa que el 40% del total de chilenos en pobreza tiene 17 años o menos. Terminar con la pobreza y reducir las brechas educacionales son los dos principales desafíos para construir una sociedad meritocrática donde los privilegios heredados no se reproduzcan.

El Presidente Piñera también recordó la "deuda pendiente" que el país tiene con los menores, ya que en Chile "uno de cuatro niños vive en condiciones de pobreza, tres de cada cuatro pequeños han sido víctimas de la violencia dentro de sus propios hogares y más de cien mil menores son forzados a trabajar y no pueden continuar con sus estudios y esa es una situación que tenemos que corregir".

Fuente: internet


Imprimir